web analytics
Pages Menu


¿Puede un liberal estar a favor del aborto?

por Enrique Arenz

 

La libertad es una conquista moderna. El ser humano primitivo era libre hasta que se encontraba con una criatura más fuerte. Por eso no es posible hablar de un derecho natural a conservar la propia vida, aunque sí la naturaleza dotó a todos los seres vivos de un potente instinto de supervivencia. Y ese instinto llevará a la civilización a defender la vida como el bien más importante.

La moderna doctrina liberal dice claramente que de ese derecho fundamental derivan todos los demás derechos: el de trabajar, producir, comerciar y cooperar con otros; el de expresar sus ideas y opiniones libremente; el de defenderse de la opresión y de la violencia, el de organizarse en sociedad y el de conservar dentro del contrato social una esfera privada de acción en la que los demás no pueden interferir.

Por lo tanto, el liberal tiene que tener permanentemente en su mente el primer derecho humano: el derecho a vivir. Surge entonces la siguiente pregunta:¿cuándo comienza la vida? Según los recientes estudios científicos, la vida relampaguea en el primer instante de la gestación. El embrión posee desde el comienzo toda la información genética que hará de él un ser único, inigualable e irrepetible.

Todo está ahí, en esas células que se están multiplicando velozmente. Todo, absolutamente todo: el carácter, la estatura, la inteligencia, el talento y hasta el color de los ojos. Esa persona ya está allí, aunque todavía no la podamos ver en su forma definitiva, como tampoco la veremos en muchos años después de nacida, porque el proceso de su desarrollo continuará en el tiempo hasta llegar a ser un hombre o una mujer con todos sus atributos en plenitud.

El aborto implica destruir esa vida. Entiendo que mucha gente no lo vea así, pero me asombra que haya liberales que aprueben este crimen con argumentos inconcebibles, argumentos que coinciden paradojalmente con los que esgrimen los activistas de izquierda que militan en favor del aborto: por ejemplo, que es contra la libertad de la mujer obligarla a ser madre. Un prominente académico liberal sostuvo hace poco que impedirle abortar a una mujer equivalía a esclavizarla con la indeseada maternidad. ¡Esclavizarla! Es absurdo plantear ese pensamiento desde el liberalismo, porque matar al hijo no es opción de libertad frente a la esclavitud. Si una mujer ha quedado embarazada no es esclava de la condición de madre, sino responsable de criar a su hijo o bien darlo en adopción. Lo que ella no tiene el derecho de hacer, es truncar esa vida sagrada.

Según los estudios derivados del genoma humano, cuando un espermatozoide logra la hazaña de llegar primero al óvulo y penetrarlo, comienza instantáneamente una nueva vida. Esa vida deberá recorrer un largo desarrollo hasta tener conciencia de sí misma y valerse por sus propios medios. Aún después de nacida, la nueva persona sigue sin estar completa y necesita del cuidado de su madre. Luego aprende a caminar, a comunicarse con las primeras palabras, a comer sola y a divertirse con juguetes cada vez más complejos. Este largo desarrollo corporal y psicológico continúa durante veinte años. Recién a esa edad habrá alcanzado la plenitud biológica. ¿En que momento de esas dos décadas podemos sentirnos con el derecho de interrumpir el proceso, llamémoslo, de “terminación”? ¿A las doce semanas, como quieren algunos senadores, a las catorce, como votaron los diputados, o a los cinco años, edad en que la persona todavía no está completa? La respuesta es: Nunca. Ni al segundo día ni a los 18 años, porque nadie tiene el derecho de matar.

Creo que el liberalismo puede debatir muchas cosas: el alcance de las funciones del Estado, si el Banco Central debe desaparecer o no como institución monetaria, si la moneda debe ser estatal o privada, si los aportes jubilatorios y previsionales deben ser compulsivos o voluntarios. Todo esto y muchísimo más, es discutible, y está muy bien que sea así. Pero lo que no se puede discutir sin negarnos a nosotros mismos, es el derecho que da fundamento a nuestra doctrina: el derecho a la vida. Si ponemos en entredicho este derecho, la doctrina liberal pierde su significación. Todo ese magnífico andamiaje doctrinal que empezó con Adam Smith y llegó a su máxima expresión con el austríaco Ludwig von Mises, se desintegra como una estatua de arena bajo la lluvia.

(Se permite su reproducción citando este sitio)

 

Si te interesó este artículo, te invito a leer el siguiente cuento:

Comentarios, ideas y sugerencias:

Comentarios

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar